Autonomía emocional, clave para la inteligencia emocional

Quería haceros llegar esta reflexión, que para unos ya os sea conocida la esencia del mensaje, pero espero poder hacerlo llegar también, tal vez, a alguna persona que no conozca el concepto. Me parece un concepto clave, para entender y practicar la inteligencia emocional, y hablamos de la autonomía emocional.

Viene a decir el concepto, que es la capacidad para elegir, por uno mismo, la manera de sentirnos ante los diferentes estímulos que recibimos. De conseguir esa autonomía emocional. Podemos por ejemplo ilustrarlo de manera sencilla con un cuento extraido del libro “Aplícate el cuento, relatos de ecología emocional” de Jaume Soler y Mercer Conangla.

SOY  YO  QUIEN  DECIDE

Explica el columnista Sidney Harris que, en una ocasión, acompañó a un amigo suyo a comprar el periódico. Al llegar al quiosco su amigo saludó amablemente al vendedor. El quiosquero, en cambio, respondió con modales bruscos y desconsiderados y le lanzó el periódico de mala manera. Su amigo, no obstante, sonrió y pausadamente deseó al quiosquero que pasase un buen fin de semana. Al continuar su camino, Sidney le dijo:

- Oye… ¿este hombre siempre te trata así?

- Sí, por desgracia.

- Y tú, ¿siempre te muestras con él tan amable y educado?

- Sí, así es.

- Y ¿me quieres decir por qué tú eres tan amable con él, cuando él es tan antipático contigo?

- Es fácil. Porque yo no quiero que sea él quien decida cómo me he de comportar yo.

Creo que todos nos podemos sentir reflejados en algún momento con la situación, cuantas veces, nos dejamos llevar por las provocaciones, palabras, emociones o comportamientos de otros/as, que no nos benefician en nada. Según palabras de Rafael Bisquerra, es a veces, aceptar un duelo, con las armas y en el lugar que elija otro.

A veces no es fácil, todos conocemos gente que nos “descoloca”, que trata de imponerse en su contagio emocional hacia nosotros. Este es otro término y concepto afín, a la autonomía emocional que perseguimos, el contagio emocional, las emociones y los climas emocionales se contagian. Es también nuestra responsabilidad personal, elegir en todo caso, propagar y promover climas y ambientes emocionales positivos, y no contaminar el ambiente con emociones negativas o climas emocionales mas tóxicos.

Este contagio emocional puede darse de afuera para adentro, es decir, ser los sujetos pasivos del contagio que nos proviene por factores externos, o de adentro para afuera, es decir ser nosotros los que contagiamos de cara al exterior.

Podemos ilustrar el equilibrio que implica la autonomía emocional en la siguiente ilustración :

Area de desvinculación                                                         Area de vinculación

/………………………………………………………/………………………………………………………/

Desvinculación                       Autonomía E.                                 Vinculación afectiva

 Afectiva                     Vinculación afectiva                                                        extrema

extrema                                       Saludable

(ilustración de Rafael Bisquerra)

La autonomía emocional tiene relación con la regulación emocional, con el objetivo de poner inteligencia frente a los estímulos que dan paso a las emociones que sentimos.

Todos conoceis seguro alguna persona que se deja llevar fácilmente, y dispone de poca autonomía emocional.

Se relacionan también con la autonomía emocional rasgos/habilidades como( Bisquerra) :

- Autoconocimiento: es el self-concept o conocimiento de sí mismo; de los propios intereses, capacidades y competencias.

- Autoconciencia: el autoconocimiento posibilita la toma de conciencia de sí mismo; entre otros aspectos, tomar conciencia de los puntos fuertes y débiles.

- Autoaceptación: es importante aceptarse tal como uno es, lo cual no debe significar resignarse a continuar con las limitaciones actuales.

- Autoestima: la autoaceptación permite pasar a tener una imagen positiva de sí mismo; estar satisfecho de sí mismo; mantener buenas relaciones consigo mismo. En último término, amarse a sí mismo.

- Autoconfianza: es confiar en los propios recursos; tiene que ver con el locus de control interno.

- Automotivación: capacidad de automotivarse e implicarse emocionalmente en actividades diversas de la vida personal, social, profesional, de tiempo libre, etc.

-  Autoeficacia emocional: no elegimos lo que sentimos; pero somos responsables de cómo gestionamos nuestros sentimientos. La autoeficacia emocional significa saber lo que siento, darle nombre y saber transformar ciertas emociones negativas en un comportamiento coherente y adaptativo. La autoeficacia emocional es el paso de la autonomía a la autorregulación. A un alto nivel de competencia esto puede implicar llegar a sentir lo que uno quiere sentir. Es decir, aceptar la propia experiencia emocional y transformarla progresivamente en positiva, de acuerdo con las creencias sobre lo que constituye un balance emocional deseable.

- Responsabilidad: intención de implicarse en comportamientos seguros, saludables y éticos. Asumir la responsabilidad en la toma de decisiones.

- Actitud positiva: capacidad para tener una actitud positiva ante la vida. Sentido constructivo del yo (self) y de la sociedad; sentirse optimista y potente (empowered) al afrontar los retos diarios; intención de ser bueno, justo, caritativo y compasivo.

- Análisis crítico de normas sociales: capacidad para evaluar críticamente los mensajes sociales, culturales y de los mass media, relativos a normas sociales y comportamientos personales.

- Buscar ayuda y recursos: capacidad para identificar la necesidad de apoyo y asistencia y saber acceder a los recursos disponibles apropiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>